miércoles, 4 de marzo de 2015

EN EL DÍA INTERNACIONAL DEL CUIDADO DEL OÍDO

Ayer fue el día internacional del cuidado del oído.

Cuándo hablamos del cuidado del oído no hacemos referencia a la higiene de las orejas si no al cuidado de la audición.
A diferencia de lo que muchas personas creen, la audición se puede cuidar consiguiendo prevenir muchos problemas de oído y muchas sorderas que hoy por hoy forman parte de la consulta de otorrinos, médicos, protésicos auditivos y logopedas.

Para reflexionar sobre ello proponemos el siguiente artículo que ayer publicó el "Diario ABC":

Unos 1.100 millones de jóvenes en riesgo de perder audición por escuchar música alta con auriculares

Día 03/03/2015 - 12.57h

Alerta de la OMS ante el Día Internacional del Cuidado del Oído

Alrededor de 1.100 millones de adolescentes y adultos jóvenes, de entre 12 y 35 años, están en riesgo de pérdida de la audición debido al uso de dispositivos de audio personales, entre ellos los teléfonos inteligentes, y la exposición a niveles perjudiciales de sonido en lugares de ocio ruidosos, como discotecas, bares y estadios deportivos.
Así lo afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) con motivo del Día Internacional del Cuidado del Oído, que se celebrará hoy 3 de marzo. Esta agencia de la ONU indica que «la pérdida de audición tiene consecuencias potencialmente devastadoras para la salud física y mental, la educación y el empleo». Según algunos estudios realizados por la OMS en países de ingresos medios y altos a personas de entre 12 y 35 años, casi el 50% de ellas están expuestas a «niveles peligrosos» de sonido por la utilización de dispositivos de audio personales y alrededor de un 40% están en riesgo de exponerse a «niveles potencialmente dañinos» de sonido en lugares de ocio.

Niveles peligrosos

Los niveles inseguros de sonido pueden ser, por ejemplo, la exposición amás de 85 decibelios durante ocho horas o más de 100 decibelios durante 15 minutos. Etienne Krug, director del Departamento de Prevención de la Violencia y los Traumatismos y Discapacidad de la OMS, recalcó que, «a medida que avanzan sobre su vida cotidiana haciendo lo que les gusta, cada vez más jóvenes están poniendo en riesgo de pérdida de la audición». «Ellos deben saber que una vez que pierden su audición, ésta no va a volver. La adopción de medidas preventivas simples permitirá que las personas sigan disfrutando de sí mismas sin poner en peligro su audición», añadió.

Consejos

La OMS explicó que la escucha segura depende de la intensidad o el volumen del sonido y la duración y frecuencia de la escucha. La exposición a sonidos fuertes puede provocar una pérdida temporal de la audición o acúfenos (sensación de zumbido en el oído).
Cuando la exposición es particularmente fuerte, regular o prolongada, puede conducir a un daño permanente de las células sensoriales del oído, lo que provoca la pérdida irreversible de la audición.
La OMS recomienda que el nivel máximo admisible de exposición al ruido en el lugar de trabajo sea de 85 decibelios hasta un máximo de ocho horas por día. Muchos clientes de discotecas, bares y eventos deportivos a menudo están expuestos a niveles aún más altos de sonido, por lo que les aconsejó que reduzcan considerablemente la duración de la exposición.
Este organismo agregó que los adolescentes y los jóvenes pueden proteger mejor su audición manteniendo un volumen adecuado en sus dispositivos de audio personales, con el uso de tapones para los oídos cuando visiten lugares ruidosos y usando cuidadosamente auriculares con cancelación de ruido. Además, pueden limitar el tiempo empleado en actividades ruidosas tomando descansos cortos de escucha y restringiendo el uso de los dispositivos de audio personales a menos de una hora diaria.
Unos 360 millones de personas viven hoy en día con sordera moderada a profunda debido a diversas causas, como el ruido, las condiciones genéticas, complicaciones en el parto, enfermedades infecciosas, infecciones crónicas del oído, el uso de drogas y el envejecimiento, y calculó que la mitad de todos los casos de pérdida de la audición son evitables.
Como podemos leer, el artículo nos habla de la exposición que, sin querer, muchas personas tienen a lugares ruidosos y lo que ello puede generar. Pero además muchos de esos riesgos son buscados ya que a gran parte de la población le gusta escuchar los sonidos altos.
El artículo nos habla de niveles peligrosos y además nos da consejos para prevenir enfermedades auditivas en una sociedad ruidosa.
Nosotros, como expertos en audición, sabemos que la sordera o hipoacusia es la principal causa de discapacidad sensorial en nuestro país y cada vez es más frecuente. Existen más de un millón de personas con esta enfermedad.
Las causas de la sordera o hipoacusia suelen ser:
- Enferemedades.
- Edad avanzada.
- Factores hereditarios.
- Infecciones del oído.
- Exposición prolongada y exagerada al ruido. Tal y como nos lo indica el artículo.
Las consecuencias de la discapacidad auditiva suelen ser:
- Problemas en relaciones sociales.
- Aislamiento y Soledad.
- Disminución en rendimiento académico o laboral.
- Depresión.
Observando las causas hay pérdidas auditivas que no pueden evitarse, pero otras muchas sí y más si tenemos en cuenta que la causa de factores externos es la más frecuente.
Por ello, proponemos las siguientes pautas para cuidar nuestra audición y prevenir pérdidas importantes.
- Practicar una higiene correcta.
- Seguir el calendario de vacunación pertinente.
- Evitar la exposición a ruidos innecesarios.
- Usar tapones en ambientes muy ruidosos inevitables.
- No utilizar bastoncillos para limpiar el cerumen. Con secar el pabellón auditivo con la simple toalla es suficiente.
- No introducir objetos en el oído con ningún fin.
- Estimular el lenguaje con juegos y canciones y al observar un desarrollo tardío comentar a un profesional.
- No escuchar la música y televisión demasiado alta.
- En momentos de reunión familiar quitar la televisión y la música.
Si se sospecha una pérdida auditiva acuda a su médico cuanto antes. Una detección precoz es clave en la evolución.
Finalmente comentar, que estas pautas se las damos a muchos de los pacientes que recibimos en nuestra consulta de logopedia.
Son muchos las casos de sordera cuya causa es debida a los agentes externos.
Me quedo con una frase del artículo: "Una vez que pierden su audición, ésta no va a volver". Por ello mi consejo es: CUÍDENLA.


Ana Marco del Rosal.
Logopeda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario